En Punto – El Sol de Puebla

Hace tres días, el lunes, en un encuentro con un grupo compacto de representantes de los medios de comunicación, la diputada federal del PRI, Blanca Alcalá Ruiz, interesada en participar en la contienda electoral del 2024, reconoció ante sus interlocutores la imposibilidad de que el partido tricolor le pueda disputar al PAN la definición del candidato a gobernador en un escenario de alianza.

Palabras más, palabras menos, la legisladora, que ya fue diputada local, senadora, presidenta municipal de Puebla e integrante de gabinete en la administración de Manuel Bartlett Díaz, dijo que esa candidatura estaba destinada a ser manejada por el blanquiazul y prácticamente ya garantizada para Eduardo Rivera Pérez.

El razonamiento de Alcalá Ruiz coincide con el de la gran mayoría de los liderazgos en esos dos partidos políticos, PAN y PRI, lo que lleva a poner el foco de atención en otro punto, también importante dentro de la próxima contienda electoral: el de la definición del candidato o la candidata a la presidencia municipal de Puebla.

Aquí tampoco tendría que haber dudas, dado el resultado de esos dos institutos en los últimos comicios y el contenido de los más recientes estudios de opinión sobre el posicionamiento de las marcas políticas, que invariablemente colocan al priismo por encima del panismo, pero sí ha habido un debate en torno a ello, promovido por personajes del tricolor que, aseguran, la nominación deberá corresponder a uno de sus militantes.

En ese contexto, consciente de la importancia del tema, Augusta Díaz de Rivera, presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN, le responde a su homólogo del PRI, Néstor Camarillo Medina, en una entrevista que concedió a este diario y que se publica en la edición de este día.

La selección del candidato de la alianza Va por Puebla para la presidencia municipal de Puebla tendrá que definirse bajo una lógica electoral y no por motivaciones partidistas o de poder, advierte.

Eso significa que, desde su punto de vista, que es el de todo el panismo, la postulación debe correr a cargo del partido que tenga un mayor potencial de voto en el municipio, el cual no es otro más que el PAN.

Con esto responde a Camarillo Medina y a otros tricolores que suspiran por ese puesto de elección popular, al recordarles que su partido no tiene números para sentarse a negociar esa postulación.

Eso sí, para no provocar una fricción que haga peligrar la eventual coalición, Díaz de Rivera agrega que, pese a la complejidad del asunto, al final prevalecerá el entendimiento y se mantendrá la alianza opositora.

No quiere pleito con los priistas, pero tiene el objetivo de preservar la candidatura a la alcaldía para uno o una de las suyas.

Difícil apuesta.

Ya se verá si lo consigue, de la mano, por supuesto, del edil de Puebla, Eduardo Rivera, y del presidente del Comité Ejecutivo Nacional, Marko Cortés Mendoza.

* * *

Un licenciado en Derecho y en Administración, egresado de la Universidad del Valle de México, campus Ciudad de México, fue nombrado este miércoles como nuevo titular del sistema Colegio de Bachilleres del Estado de Puebla.

Se trata de José Luis Nájera Muñoz, un personaje que habría pasado desapercibido si no fuese porque hasta hace poco más de un mes, y durante más de 10 años, fue secretario particular del exgobernador Miguel Barbosa Huerta.

Tras el fallecimiento del exmandatario, el gobernador Sergio Salomón Céspedes Peregrina ha decidido arropar a una persona que fue de las máximas confianzas de Barbosa.

El nombramiento fue concretado por José Luis Sorcia Ramírez, encargado de despacho de la SEP.

Enlace a la fuente