Joven poblana logra reducir y reutilizar el dióxido de carbono en las industrias – El Sol de Puebla

La joven poblana Jazmín Salazar, de 25 años de edad, a través de su empresa Oxtron, ha creado un software y un hardware para ayudar al cuidado del medio ambiente, ya que, gracias a su implementación ayuda a que las empresas que tengan un punto de combustión fijo, reduzcan su contaminación reutilizando el dióxido de carbono (CO2) que generan. La poblana junto a su empresa ha logrado reconocimiento por lo que está haciendo a nivel nacional e internacional.

La idea nació inicialmente como un proyecto universitario del Tecnológico de Monterrey (campus Puebla), mientras estudiaba la licenciatura en Creación y Desarrollo de Empresas, ya que la joven se percató del cambio climático y cómo el CO2, generado por la industria, lo estaba absorbiendo el océano, teniendo efectos en la vida marina, así que desarrolló un biorreactor marino para mitigar la acidificación, un proyecto predecesor que ganó el Premio Santander a la Innovación Empresarial.

Tras haber ganado y seguir preocupada por el CO2, se metió a estudiar desarrollo de software e ingeniería química, con especialización en captura y utilización de carbono.

Nacimiento de Oxtron

En el 2021, la joven se integró a iLab, quien la orientó y le brindó la tutoría necesaria para crear Oxtron, una empresa que, hasta la fecha, ofrece un software as a service (SaaS) de contabilidad de carbono y un sistema de captura de carbono personalizado permite no solo reducir su huella de carbono sino considerar vías para la reutilización del CO2 en las grandes y pequeñas empresas que tienen un punto de combustión fijo.

“iLab, fue quien me ayudó a reestructurar la problemática, fue ahí donde llegué a las emisiones industriales, me di cuenta que había toda una industria y tecnología enfocadas en la captura de carbono, esto está creciendo apenas en México, pero en otros lados ya está más desarrollado, se necesita para disminuir la contaminación”, mencionó Jazmin a El Sol de Puebla.

El primer piloto se realizó el mismo año en colaboración con la empresa mexicana Pollo Feliz y Oxtron logró ser respaldado por la Cámara de Comercio Verde de Estados Unidos y la Universidad Nacional Autónoma de México.

A la fecha Oxtron ha conjuntado un equipo de ocho personas, que son de CDMX, Nuevo León, Tamaulipas y Puebla, cuya experiencia en ciencias ambientales, química, diseño de producto, desarrollo de software y hardware les permite ayudar a las empresas a convertirse en líderes en sostenibilidad.

CDMX Y Puebla

Actualmente Oxtron opera en la capital de México y en la ciudad de Puebla, implementando su tecnología en pequeños, medianos y grandes negocios que generan CO2, logrando reducir entre el 40 %y el 60% de sus contaminantes, sin embargo, esperan pronto llegar a la totalidad.

Trabajan para distintas industrias como, la alimentaria con restaurantes, manufactura, tractocamiones, logística, crematorios, entre otros, pero están empezando a escalar para poder llegar a la industria grande.

Los precios del uso de esta tecnología dependen del tipo de industria, sin embargo Jazmín asegura están buscando sean cada vez más accesibles: “Queremos que sea accesible para todos, hicimos una prueba piloto con una ladrillera y ahí pudimos validar que este tipo de empresas tienen el mismo problema, pero tienen menos soluciones disponibles, por la capacidad económica, queremos llegar con una opción accesible a todas las industrias, por eso nuestros costos son para dos tipos de negocios, pequeños y más cooperativos”.

Además, la empresa cuenta con el respaldo de iLab, AirMiners, Green Chamber of Commerce en México y Estados Unidos.

“En México somos pocos lo que estamos aplicando en estas áreas (software y hardware) ,ha habido investigaciones, pero se quedan en la parte de teoría, aplicándolo casi no hay, está naciendo esto. En Estados Unidos y Europa están más avanzados, pero aún no es masivo”, señaló la poblana.

¿La edad es un reto?

Jazmín tiene tan sólo 25 años y ha llamado la atención de las industrias por su juventud y lo que está logrando poco a poco en México, la edad no ha sido un obstáculo para que se le detenga el proyecto que ya suena en algunas partes de Latinoamérica y en Canadá.

“Es muy padre, está lleno de retos como cualquier cosa, nunca vi otra opción, desde que lo aprendí sabía que a esto me quería dedicar. A veces la recepción es escéptica por parte de las empresas, porque me ven muy niña, pero generalmente no hemos tenido dificultades”, afirmó.

Reconocimientos

A nivel personal y empresarial, Jazmín Salazar y Oxtron, han obtenido menciones y reconocimientos por otras instituciones por lo que están logrando a favor del medio ambiente en parte de la República Mexicana.

Por ejemplo, la empresa recientemente fue seleccionada como una de las tres ganadoras del Acelerador de Transición Energética de la Ciudad de México, convocado por Lab Ciudades –en el que colaboran Mota-Engil México y el Centro Norman B. Leventhal de Urbanismo Avanzado (LCAU) del MIT– por el desarrollo de una solución real y práctica para los problemas y oportunidades que presenta la transición energética. También fue ganadora dentro del programa Acelerador de Transición Energética MITdesignX-CdMx de la capital mexicana.

Jazmín, por su parte fue seleccionada por el MIT Technology Review en español como una de los 35 Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2023 en el área de Visionarios y por Bloomberg Línea como una de los 100 Personajes más Innovadores Latam 2023 por el desarrollo de su sistema para la captura y el procesamiento de CO2 para ser utilizado como gas o combustible.

“Creo que esto va más allá de un logro personal, le da validación a que la tecnología existe y se puede implementar para escalar a resultados no solamente ambientales, sino también al desarrollo de las empresa y sociedades”, destacó Jazmín.

Invita a empresas

La joven, que por cierto no opera con oficinas físicas, sino con la modalidad de home office para ahorrar tiempos de traslado (ya que su equipo está distribuido en distintas partes del país), invita a las personas a que se sumen para reducir la contaminación.

“Está el estigma que la implementación de la tecnología en los negocios es caro y compleja, pero realmente hay muchas opciones que pueden ser accesibles en ambos lados, (…) los beneficios son reales”, finalizó.

Enlace a la fuente