Poblano radicado en Dubái acusa falta de pago de empresa que lo contrató como chef – El Sol de Puebla

Con donaciones y préstamos, es como Jacobo Adán, hombre originario de Chiautla de Tapia que aceptó la invitación a trabajar como cocinero en un restaurante de Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos, ha sobrevivido en los últimos tres meses, pues la empresa que lo contrató dejó de pagar su salario y luego lo despidió sin razón justificada. A días de agotar sus reservas económicas, el poblano pide la intervención de la Cancillería mexicana y el gobierno estatal para retornar sano y salvo a México.

En entrevista con El Sol de Puebla, el oriundo de la Mixteca reveló que hay al menos 20 connacionales más viviendo una situación idéntica a la suya, entre ellos dos poblanos.

Según relató el hombre, la empresa Meshico Group, que se dedica al sector gastronómico en Dubái, dejó de pagar su salario desde noviembre pasado, además de otros conceptos a los que se comprometió la compañía, como el alquiler de un departamento, transporte, entre otros.

De esta manera, Jacobo Adán indicó que, al día de hoy, le adeudan un total de 24 mil 800 dirhams –que es la divisa emiratí–, mismos que, según el tipo de cambio actual, equivalen a 114 mil 159 pesos mexicanos.

La travesía para el poblano empezó a finales de 2022, cuando un conocido le comentó que la empresa Meshico Group se encontraba contratando personal para una de sus cinco unidades económicas en Dubái.

Aunque Jacobo Adán estaba laborando en la zona hotelera de Cancún, Quintana Roo, donde, según él, le “iba muy bien”, decidió emprender el proceso para laborar en la nación árabe, debido a su interés por conocer más allá de México.

Luego de concluir los trámites esenciales desde Puebla, como fueron el envío de documentos de identidad, resultados de prueba para detectar Coronavirus Covid-19, entre otros, el poblano recibió una carta invitación para laborar formalmente en dicha empresa.

Fue en noviembre de 2022 cuando viajó a Dubái e inmediatamente comenzó a trabajar en el restaurante Puerto 99, situado en el Centro Financiero Internacional de Dubái (DIFC, por sus siglas en inglés), que es uno de los distritos más exclusivos de la región.

Durante los primeros meses recibió el pago de su salario sin contratiempos, sin embargo, al paso del tiempo, la entrega del dinero se fue atrasando, pero nunca se detuvo.

Luego, la empresa le informó que le retirarían el beneficio de transporte del restaurante hasta el apartamento donde hasta el día de hoy habita junto con otros mexicanos que hoy enfrentan la misma situación.

Pese a ello, el poblano relató que no detectó ninguna irregularidad, pues creyó que, aunque era una obligación de la compañía, pagar por transporte no sería tan caro como el hospedaje que seguía siendo cubierto por la empresa.

Fue hasta noviembre de 2023 cuando Meshico Group pagó su último salario correspondiente a septiembre, sin embargo, al igual que en otras ocasiones, lo hizo con una serie de descuentos que nunca le avisaron durante su contratación.

Después de ese mes, al no recibir el pago correspondiente, Jacobo Adán, inconforme por el hecho, buscó a los ejecutivos de la empresa para tratar el tema. Junto con él lo hicieron otros mexicanos en la misma situación, relata el poblano.

Sin embargo, días después de esa reunión infructuosa, en la que no le indicaron el destino de su remuneración pendiente, la compañía basada en los Emiratos Árabes Unidos decidió de forma unilateral terminar su relación laboral con el poblano, esto a través de un correo electrónico.

No obstante, el poblano relató que funcionarios de la Embajada de México en ese país le recomendaron esperar a la emisión de un documento formal, en el que, incluso, debe estar su firma. Además, trabajadores de la representación diplomática le dijeron que, según las leyes de esa nación, cuando una empresa despide a una persona debe cubrir la totalidad de sus pagos pendientes, lo cual, en su caso, no ocurrió. Por lo tanto, siguió laborando de forma cotidiana, hasta el pasado 7 de enero.

A casi tres meses de haber recibido su último salario, Jacobo Adán explicó que ha sobrevivido gracias a la donación de amigos y familiares, quienes han enviado órdenes de dinero internacional.

Aunque apuntó que su objetivo es recuperar el dinero que Meshico Group le debe, sostuvo que ahora le interesa regresar a su país sano y salvo, pues remarcó que el próximo 22 de enero será el último día que pueda habitar el alojamiento que ha usado estos meses.

Jacobo Adán compartió que todas sus reservas económicas se agotaron, pues desde noviembre no ha tenido un ingreso fijo. Esto también afectó a su familia en Chiautla de Tapia, quienes dependen económicamente de él.

Por ese motivo, el poblano señaló que busca el apoyo diplomático de la Cancillería mexicana para regresar a su país de origen. Afirmó que en días pasados contactó al Instituto Poblano de Atención al Migrante (IPAM), cuyos funcionarios le pidieron paciencia, pues su caso fue vinculado ante la Embajada de México en Emiratos Árabes Unidos. Sin embargo, remarcó que al momento no ha recibido más información al respecto.

Al respecto, es importante señalar que la Secretaría de Gobernación (Segob) de Puebla compartió un comunicado en el que informó que Jacobo Adán debe solicitar apoyo jurídico y consular a la Embajada de México en ese país.

Finalmente, la dependencia estatal destacó que la oferta laboral firmada por el poblano no establece que la empresa está obligada a pagar por los vuelos de regreso a México. Además de que el oriundo de Chiautla de Tapia estaba sujeto a un periodo de prueba de seis meses, el cual concluyó en mayo pasado.

Enlace a la fuente